Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

domingo

El Obispo confirmó a 91 jóvenes en el cierre de su visita pastoral a la Parroquia de la Santa Cruz

En la noche del sábado 7, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, culminó la visita pastoral a la Parroquia de la Santa Cruz, ubicada en la zona norte de la ciudad capital. En la oportunidad, presidió la celebración de la Santa Misa, en la que impartió el sacramento de la Confirmación a 91 adolescentes y jóvenes pertenecientes a todas las comunidades de esa jurisdicción parroquial.
En vísperas de la fiesta de Pentecostés, toda la comunidad parroquial se dio cita en el templo de San Roque González, ubicado en el barrio Parque América, para despedir a Mons. Luis Urbanc y recibir al Espíritu Santo.
Durante la homilía, luego de la presentación de los confirmandos por parte del párroco, Pbro. Humberto Toloza, el celebrante se refirió al Sacramento de la Confirmación: “Hoy
estos chicos culminan su preparación para ser adultos en la vida cristiana, ya que para poder llegar a ser verdaderos testigos de Jesús, es necesario que culminen con la iniciación cristiana que comprende los sacramentos del Bautismo, la Eucaristía y la Confirmación”. Luego se dirigió especialmente a los adolescentes y sus padrinos: “Hoy ustedes reciben el mandato de Jesús de ir por el mundo, por su familia, por su barrio y dar testimonio de Él. Ustedes tienen que ser luz en el mundo, ser mensajeros de la luz, que está conformada por la fe, la esperanza y el amor”.
A continuación los 91 chicos recibieron la unción de manos del Pastor Diocesano y fueron acogidos como adultos en la fe con un caluroso aplauso de todos los fieles.

Antes del momento de la bendición final y despedida, tomó la palabra un catequista de la parroquia para despedir al Obispo, agradeciendo en nombre de toda la comunidad por los días de tanta labor pastoral compartidos. También agradeció estos días de gracia el Pbro. Humberto Toloza, manifestando la alegría de todas las personas que pudieron escuchar sus palabras, recibir su bendición y acercarse más al Señor en los Sacramentos de la Reconciliación y la Unción de los Enfermos.
Por su parte, Mons. Luis Urbanc agradeció el recibimiento cordial de todas las comunidades y les recordó que como Pastor de la Iglesia fue enviado a llevar a Cristo a todos los rincones de la diócesis, y los animó a ser testigos del amor de Dios, impulsados por el Espíritu Santo que acababan de recibir.
Con emoción y alegría se despidieron del Obispo en el atrio del templo con el compromiso mutuo de rezar por sus intenciones.

Una visita pastoral  comprometida con la catequesis


Desde el 1 hasta el 7 de junio, el Obispo Diocesano visitó las comunidades e instituciones de la Parroquia de la Santa Cruz, con un cronograma de actividades que se caracterizó por un encuentro personal con todos los grupos de la catequesis, especialmente con los que se preparaban para la Confirmación, y la visita a los hogares de enfermos y familias que necesitaban una palabra de aliento o un oído amigo para desahogarse. Durante toda la semana, confesó a los catequizandos y sus familias en cada comunidad, en algunas ocasiones hasta altas horas de la noche junto al párroco, para que todos pudieran
encontrarse con la misericordia de Dios; brindó la catequesis de los padres y padrinos de Confirmación; se encontró con los docentes de las escuelas en una jornada en la que expuso el tema de la violencia y la situación de la enseñanza en la actualidad; bautizó a niños y en la mañana del sábado compartió un encuentro masivo de la catequesis de todos los niveles de la parroquia, en el que los niños y adolescentes se prepararon para la venida del Espíritu Santo en Pentecostés y pudieron profundizar en sus dones y frutos.


Durante la mañana animó a todos los presentes reunidos en la Escuela Municipal N° 2, a conocer más a Jesús, recalcando que “nadie ama lo que no conoce. Y para conocerlo a Jesús tenemos la Biblia. Así van a poder ser verdaderos discípulos y misioneros”. En relación a esto agregó: “Ahora que los conozco, voy a poder rezar mejor por los niños de la Santa Cruz, sus papás y sus mamás, porque ya me encontré con ustedes, sé sus nombres y dónde viven. Ustedes también recen por el Obispo ahora que lo conocen mejor”.