Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

La comunidad de Recreo celebró la fiesta de Corpus Christi

El domingo 22 de junio, bajo el lema: “Vengan a adorarme”, cientos de fieles se congregaron en la plaza central de la ciudad de Recreo, departamento La Paz, para adoras a Dios, que se ofrece como Pan bajado del cielo, durante la Solemnidad de Corpus Christi.
Nuevamente, los protagonistas fueron los niños y adolescentes, en este año dedicado a ellos, quienes proclamaron la Palabra de Dios, guiaron la Santa Eucaristía y la procesión con el Cuerpo de Cristo, bellamente adornado para tan significativo momento. Cantaron y tocaron para Dios, elevaron sus plegarias y caminaron junto a Jesús. 
La celebración de la Santa Misa dio inicio pasadas las 17.00 y fue presidida por el Párroco, Pbro. Gustavo Flores, y concelebrada por el Vicario Parroquial, Pbro. Eugenio Pachado.
Se contó con las banderas de ceremonia de los establecimientos educativos del lugar, tanto estatales como privados, autoridades municipales y de distintas instituciones escolares.
El Padre Flores en la homilía exhortó a no prescindir de Dios: “En estos tiempos nuevos, parece que no necesitamos de Dios… y a Dios lo necesitamos como el alimento de cada día. El es quien debe alimentar nuestras vidas, nuestra sociedad”. Y remarcó: “Pidamos la gracia de necesitar de Dios, la humanidad necesitó, necesita y necesitará de Dios siempre”.

Las comunidades de la parroquia San Roque, que se encuentran en la ciudad de Recreo, fueron las encargadas de preparar  los monumentos en cada esquina de la plaza. Los fieles peregrinaron con sus Santos Patronos: San José, Nuestra Señora del Valle, San Cayetano, y también el Colegio Privado Inmaculada Concepción. En los monumentos preparados se reflexionó sobre el ser padre a ejemplo de San José, custodio de Jesús. La maternidad de María Santísima como portadora de vida, es decir, de Dios mismo. Cuando se contempló la figura de San Cayetano se pidió por las vocaciones sacerdotales y que interceda a Dios para que tengamos siempre un santo y digno trabajo.
Finalmente, mirando a María como formadora y discípula, se pidió por una buena educación tanto en los colegios como en las familias, concluyendo que no se puede cuidar a un niño ni a un adolescente sin los valores cristianos y sin una buena educación. 

La fiesta terminó pasadas las 19.00, en un clima alegre y de profunda fe.