domingo

El Obispo dio gracias a Dios por sus 32 años de sacerdocio en la celebración de San Fernando

En la noche del sábado 30 de mayo, Día de San Fernando, Rey de España, Patrono de la Ciudad Capital, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la Eucaristía en la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, concelebrada por sacerdotes del clero local, en la que dio gracias por sus 32 años de sacerdocio. Participaron de la celebración eucarística el Señor Intendente de la Capital, Lic. Raúl Jalil, y su señora esposa, junto a autoridades municipales.
En el inicio de su homilía, el Mons. Urbanc agradeció presencia del Señor Intendente y su señora, y a todos los presentes en esta celebración, recalcando que el Evangelio del día se centraba en el tema “del sufrimiento en el ámbito de la fe”, señalando como modelo de
vida cristiana el Vía Crucis de Jesús, el camino cargando la cruz con amor. Aunque nadie está exento de sufrir dolor y angustia en la vida, el cristiano tiene la promesa de que nada lo tocará en su relación con Dios, como se ve en la figura de San Pablo.
Destacó la figura del Santo Patrono de la Ciudad, San Fernando, como modelo de cristiano justo, poniendo las virtudes del santo a disposición de los hombres de hoy, especialmente quienes ocupan cargos de autoridad y poder. “Le vamos a pedir a San Fernando para que nuestras autoridades y todos los que trabajan con autoridad obren santamente. Él se ocupaba de los pobres, de los
marginados, se preocupaba por la equidad y que todos tengan lo que les correspondía, y a ese hombre santo lo tenemos Patrono de la Ciudad. Qué responsabilidad la que tenemos los catamarqueños de ser imitadores de este gran hombre cristiano”.

Aniversario sacerdotal

En esta Eucaristía, el Obispo de Catamarca realizó su acción de gracias por el 32º aniversario de su ordenación sacerdotal, el llamado del Señor a este ministerio sagrado, y se encomendó a las oraciones de todos los
fieles. “En esta misa doy gracias a Dios por mis primeros 32 años de sacerdote, y hace 7 que estoy en Catamarca. Les agradezco a todos ustedes por estar aquí hoy”, expresó durante la homilía. Al finalizar la Santa Misa se puso en manos de la Madre del Valle, cantando el acto de consagración y pidió al Señor poder ser cada día lo que representa en cada Misa.