jueves

Comenzaron las fiestas patronales de Santa Teresita del Niño Jesús

El miércoles 25 de septiembre dieron inicio las fiestas patronales en honor a Santa Teresita del Niño Jesús, en la capilla ubicada en avenida Güemes 179, ciudad capital.
Bajo el  lema “A ejemplo de Teresita, conéctate a Cristo y comparte tu fe”, todos los días a las 18.30 se reza el Santo Rosario y oraciones a la Santa Patrona Universal de las Misiones y Doctora de la Iglesia, y a las 19.00 se celebra la Santa Misa.
En cada jornada se ruega por un sector en particular, según el siguiente detalle:
Jueves 26
Por las vocaciones sacerdotales y religiosas, comunidades religiosas de las Hermanas de la Fraternidad Eclesial Franciscana y Carmelitas Misioneras Teresianas, escuela Nº 243 Javier Castro y Escuela para Adultos Nº 11, Instituto Belgrano, Servicio de Orientación Familiar (SOF) y Grávida.
Viernes 27
Por el Ministerio de Salud, personal de Geriátrico Luisina, Club Olimpia, Club Policial y Club Estudiantes de la Tabalada, Colegio Polimodal Nº 46 Hipólito Yrigoyen, Comisaría 2° y  Comisaría de la Mujer y el Menor, Apostolado de la Oración y Cáritas Parroquial.
Sábado 28
18.15- Procesión con la Imagen de Santa Teresita y Virgen de la Sonrisa, por avenida Güemes, calles Ayacucho y Zurita, avenidas Virgen del Valle y Güemes hasta la capilla.
19.00- Santa Misa.
Por Junta Diocesana de Misiones, Infancia y Adolescencia Misionera (IAM), Escuela para Adultos Nº 39 y Hogar Padre Camilo Melet, Catequistas, niños y padres de la Catequesis de la parroquia San José Obrero, Comunidad Bíblica DABAR, Jóvenes de Acción Católica y Legión de María, familias del Movimiento Familiar Cristiano (MFC), Liga de Madres de Familia Diocesana y sus secciones dependientes, devotos de Santa Teresita.

La Santa
Santa Teresita del Niño Jesús es Patrona Universal de las Misiones y Doctora de la Iglesia.

Nació en Alencon (Francia) el año 1873. A la edad de 15 años ingresa al monasterio de Carmelitas de Lisieux, ejercitándose sobre todo en la humildad, la sencillez evangélica y la confianza en Dios, virtudes que se esforzó en inculcar, de palabra y de obra, en las novicias. Murió el día 30 de septiembre del año 1897, ofreciendo su vida por la salvación de las almas, los sacerdotes y por el incremento de la Iglesia.