miércoles

¡Feliz Día del Maestro!

Queridos Docentes:
                                       En nombre del Divino Maestro, Jesucristo, del que soy servidor, me es grato saludarlos en este día, y rogar a la Virgen del Valle que los colme de dones y bendiciones celestiales para que puedan ejercer su servicio con competencia, alegría, satisfacción y patriotismo.
            Brevemente, juzgo oportuno compartirles el gozo y admiración que tengo por ustedes a partir de las visitas que vengo haciendo por las distintas escuelas rurales y urbanas con ocasión de las ‘visitas pastorales’, ya que puedo comprobar que se esmeran por motivar a los niños y sus padres para internalizar la fe que hemos recibido de Dios y de nuestros predecesores y ancestros.
En todas las escuelas el obispo ha sido cordialmente recibido, los actos muy bien preparados y los niños entusiasmados para que el encuentro sea fecundo.
            Es mi deseo, y él de los abajo firmantes, que, con ocasión de celebrar su día, renueven su vocación docente y sigan apostando por una educación de calidad, inclusiva, adecuada e integral, a fin de que su noble tarea y consecuente entrega de la vida sea un verdadero apostolado a ejemplo de Jesús, José, María y los grandes santos pedagogos de nuestra historia cristiana.
            Con responsabilidad y conciencia los tengo en mi oración, a la vez que confío en la de ustedes… ¡Gracias!... ¡Gracias!... ¡Que Jesús nos siga ayudando a ser fieles y felices!

*Mons. Luis Urbanč, 8° Obispo de Catamarca
               *Pbro. Juan Ramón Cabrera, Vicario Episcopal de Educación
                            *Junta Diocesana de Educación Católica