sábado

El Obispo cerró en Valle Viejo la sexta y última visita pastoral de este año

Encuentro con los jóvenes.
El sábado 28 de septiembre, Mons. Luis Urbanc culminó su visita pastoral a la parroquia San Isidro Labrador, en el departamento Valle Viejo, la sexta y última del cronograma definido para 2013.
Durante diez días, el Pastor Diocesano recorrió unas 13 localidades de la jurisdicción parroquial, llegando a instituciones públicas y privadas, deportivas, fuerzas de seguridad, centros de salud, emprendimientos productivos, escuelas estatales y confesionales, radios locales; mantuvo reuniones con grupos eclesiales; visitó ancianos y enfermos en sus domicilios particulares; administró los Sacramentos, entre otras actividades.
El último día de su tarea misionera en tierras chacareras se centró en un encuentro con los
jóvenes, en este año particular en que la Iglesia catamarqueña orientó su opción pastoral a este sector. Desde las 16.00 los chicos se dieron cita en las instalaciones del Colegio Nuestra Señora de Guadalupe para compartir una jornada de cercanía con el Obispo, que contó con momentos de animación, oración trabajos grupales. Reflexionaron sobre su vida de fe y realizaron preguntas al Obispo sobre este aspecto.

En torno a la Eucaristía
La culminación de esta acción pastoral en la jurisdicción parroquial se concretó con la celebración de la Santa Misa, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Párroco y Vicario Parroquial, Pbros. Julio Avalos y Carlos Robledo, respectivamente.

En su homilía, Mons. Urbanc exhortó a los jóvenes a “conquistar la vida eterna luchando por ser justos, honestos, solidarios”, a no quedarse dormidos. “Cada uno de nosotros se vencerá a sí mismo si persevera en la vida de la fe. La fe no se vive sólo en el templo sino afuera, en la calle, en la casa. Ahí nos tienen que ver que vivimos esa fe”, enfatizó.
Una gran cantidad de fieles colmó el templo parroquial para compartir la mesa eucarística, en torno a la cual despidieron al Obispo, agradeciendo su presencia durante estos días de gracia y encuentro.

Antes de finalizar la celebración eucarística,
el párroco puso en las manos del Pastor Diocesano una imagen de San Isidro Labrador, Patrono de la parroquia chacarera.