jueves

El Obispo visitó la centenaria escuelita de El Portezuelo, solidaria con los peregrinos

En otra jornada de la visita pastoral al departamento Valle Viejo, esta mañana, cuando el sol comenzaba a despuntar en las montañas de Ancasti, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, llegó a la escuela N° 245, en la pequeña localidad de El Portezuelo, enclavada al pie de la emblemática cuesta homónima. En el lugar residen unos 400 pobladores, aproximadamente, quienes en el 100 % profesan la religión Católica Apostólica Romana.
Con mucho entusiasmo, la comunidad educativa, junto a su directora Mirtha Agüero,  y los vecinos, acompañados por el delegado comunal Sergio Silva, recibieron al Pastor Diocesano en el ingreso a la institución educativa, creada el 1 de julio de 1910, y a la que actualmente asisten 97 alumnos: 18 del Nivel Inicial, 55 de la Escuela Primaria y 14 del
Secundario Básico.
Ya en el interior del edificio escolar se ofreció el acto conducido por tres alumnos del Secundario, quienes a través de un guión preparado con esmero, ilustraron a los presentes sobre el pueblo y la escuela.
El Señor Obispo se sorprendió gratamente al conocer que la actividad de la escuela está marcada por una fuerte acción solidaria y pastoral, desplegada en una real integración con el resto del pueblo. Entre tantas acciones, algo que los pone muy orgullosos es el servicio que brindan a los peregrinos en cada fiesta de la Virgen del Valle de diciembre. Para entonces se preparan para albergar a cerca de 300 hermanos de Santiago del Estero y Tucumán, que llegan a honrar a la Madre del Valle.
Mientras compartían un sabroso desayuno consistente en mate cocido y pan casero con dulce, se fue desarrollando la ceremonia de bienvenida con canciones de los más pequeños, oraciones, poesías y dramatizaciones con profundo contenido de fe y valores.
Por su parte, Mons. Urbanc felicitó a directivos, docentes y alumnos por el mensaje que dejaron con cada presentación, sobre todo la puesta en escena denominada “La tierra de los milagros”, referida al amor al propio terruño.  “Tienen que amar El Portezuelo, su tierra, y no desprenderse de ella. Son como un pueblo escondido y tienen mucha vida, conforman una hermosa comunidad”, les dijo. También destacó el protagonismo
de la escuela en la comunidad, y los exhortó a “que la hospitalidad siga siendo característica de este pueblo. Me llevo una inmensa sorpresa de esta comunidad, que poco conocía”, expresó el Obispo.
Los vecinos y representantes de la institución escolar le entregaron productos regionales elaborados por ellos mismos, que el ilustre visitante recibió agradecido y degustó con los chicos.
Fueron momentos vividos en un clima familiar, en que el Obispo dialogó con quienes se dieron cita en la escuela, convertida en el foco que irradia vida y congrega a la comunidad de El Portezuelo.
La primera parte del jueves 26 de septiembre continuó en las escuelas de Huaycama y Santa Cruz y en dependencias del INTA Santa Cruz.
A las 12.30 está previsto el rezo del Angelus en La Lomita, y luego el almuerzo en el Club de Santa Cruz.

Por tarde visitará la escuela de El Bañado, a las 15.30; en tanto que a las 17.00 participará del acto por el 25° aniversario de la escuela San Francisco de Asís, en el Predio Ferial Catamarca. A las 19.00, presidirá la misa en la capilla de San Cayetano; a las  20.30, visitará el Club San Martín y una hora después el I.E.S José Cubas.

 Viernes 27
7.30- Izamiento de la Bandera y reflexión en el Colegio Guadalupe.
Desayuno con los sextos años en el Club Marcos Avellaneda.
Visita a los cursos.
10.00- Visita al Jardín de Infantes del Colegio Guadalupe.
11.00- Visita a la escuela de Sumalao.
12.15- Almuerzo en el Colegio Guadalupe.
14.10- Reflexión al comienzo de la jornada en el Colegio Guadalupe. Visita a los cursos.
16.00- Visita al Jardín del Colegio Guadalupe.
17.00- Visita a la Comisaría de San Isidro.
17.30- Visita, merienda y misa en el Hogar Nuevo Amanecer.
19.00- Visita al Club Obreros de San Isidro.
20.00- Visita al Club Los Sureños.
21.30- Reunión y cena en el Club Marcos Avellaneda.