viernes

Seminaristas recibirán ministerios del Lectorado y Acolitado


El sábado 14 de julio, seminaristas de la Diócesis de Catamarca serán instituidos ministros Lectores y Acólitos al servicio de nuestra Iglesia particular, que camina hacia la celebración del Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Imagen de Nuestra Señora del Valle, teniendo como eje de reflexión de este año, la piedad popular.
La ceremonia será presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanč, a las 20.00, en la Catedral Basílica y Santuario de Nuestra Señora del Valle.
A Javier Alberto Cisternas y Martín Andrés Brizuela se les conferirá el Acolitado, ministerio a través del cual deben cuidar del servicio del altar. Ayudar al diácono y al sacerdote en las acciones litúrgicas, especialmente en la celebración de la Misa.
También es propio del acólito, distribuir la Sagrada Comunión como Ministro Extraordinario de la Comunión, según las condiciones establecidas para ello. En idénticas condiciones podrá exponer públicamente el Santísimo Sacramento de la Eucaristía a la adoración de los fieles y luego reservarlo, pero no dar la bendición. Puede además instruir a los fieles que ayudan en las acciones litúrgicas como son las de llevar el Misal, la cruz, los cirios u otras funciones similares.
Por su parte, Juan Marcos Bellomo y Ramón Antonio Carabajal serán instituidos Lectores, para ejercer el ministerio de la Palabra.
El lectorado es el primer ministerio recibido en el camino al orden sagrado. La función del lector es leer la Palabra de Dios en las celebraciones litúrgicas, a excepción del Evangelio, y acercarla y difundirla a todos los fieles para su respuesta en la fe.
Además, le compete preparar a todos los fieles que ocasionalmente hayan de hacer la lectura de la Sagrada Escritura en los actos litúrgicos.
Estos cuatro jóvenes se encuentran actualmente realizando su etapa formativa, para consagrar definitivamente sus vidas al Señor, en el Seminario Mayor Arquidiocesano Nuestra Señora de la Merced y San José, de Tucumán.
Todo el pueblo de Dios está invitado a participar de esta celebración, elevando plegarias por cada uno de estos chicos que caminan hacia el sacerdocio.