Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

viernes

El sábado 28 se realiza la Peregrinación del Pueblo de Dios dando inicio a la Semana Santa

En el marco del Año Diocesano de los Laicos, y bajo el lema “Vengan también ustedes a trabajar a mi viña”, el sábado 28 de marzo se llevará a cabo la tradicional Peregrinación del Pueblo de Dios, dando comienzo a la Semana Santa en la Diócesis de Catamarca.
Durante una conferencia de prensa ofrecida en el Obispado local, el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, invitó a todos los fieles a participar de este acto de manifestación pública de la fe, cuyo inicio está previsto a las 17.00 desde la Plaza del Maestro, culminando en la Gruta de Choya con la celebración de la Santa Misa. La bendición de los ramos se concretará en el portal de ingreso a la Gruta de la Virgen del Valle.
El sacerdote explicó que la Iglesia se apresta a iniciar “la semana mayor de la liturgia, que termina con la Pascua del Señor, y cada año nosotros renovamos este misterio del don de Dios. Lo que nos da es su vida. Por eso la semana mayor celebra este regalo de Dios, con el camino de ingreso a Jerusalén, el Domingo de Ramos. En Catamarca, hace muchos años, la tarde anterior, que es este sábado 28, por la tarde, iniciamos una peregrinación de todos juntos, por eso se llama del Pueblo de Dios”.
“También cada comunidad en sus parroquias tendrá sus celebraciones propias de la Semana Santa, el triduo pascual, Jueves Santo de la Cena del Señor, el Viernes de la Pasión, el Sábado de la Vigilia Pascual hasta el domingo en que celebramos la Pascua. La Pascua es el paso de la muerte a la vida, que nos ha regalado el Señor, de modo que nosotros en la resurrección de Cristo, celebramos la nuestra también a la vida eterna”, afirmó el P. Quiroga del Pino.
El presbítero hizo un llamado especial a todos los fieles laicos en este 2015 dedicado a ellos, en el contexto de la Misión Diocesana Permanente, considerando que “este año es muy propicio para el laicado, que se debe ver siempre invitado por el Señor a participar de su vida. Por eso nos invita y nos dice: ‘Vengan también ustedes a trabajar a mi viña’, con esta expresión propia de la Palabra de Dios es que hemos iniciado el Año de los Laicos y también será el lema motivador de la Peregrinación del Pueblo de Dios”.

Asimismo, reflexionó que “debe haber una gran alegría en el corazón y es por ello que llamamos constantemente a la conversión, de modo que cada uno de los hombres pueda gustar del don de Dios”.