Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

La cruz peregrina bendecida por Papa Francisco visitó el Colegio del Carmen

En la mañana del martes 11 de marzo, la Cruz de San Damián bendecida por el Papa Francisco, que recorre el país, visitó el Colegio del Carmen y San José en su paso por la Diócesis de Catamarca.
A primeras horas de la mañana, arribó el Pbro. Lucas Segura, Delegado de la Pastoral Juvenil, con la Cruz de los Jóvenes para compartir el inicio de la jornada con los alumnos del Nivel Secundario, personal directivo y docente.
Luego del izamiento de la bandera y las oraciones de la mañana, los docentes del establecimiento educativo guiaron un alegre momento de animación para reflejar la juventud cristiana y su espíritu renovador. Con cantos y aplausos alabaron a Dios y, haciendo caso al envío del Papa Francisco, “hicieron lío” en las redes sociales, publicando simultáneamente “selfies” con la Cruz de San Damián, demostrando que todos los medios deben ser evangelizados y es misión de los jóvenes aprovechar esos espacios y llenarlos
de Dios.
El Padre Segura explicó el motivo y el origen de la llegada de la Cruz a Catamarca, comentando que en la Jornada Mundial de la Juventud, que se llevó a cabo en Río de Janeiro en el año 2013, el Papa Francisco bendijo una Cruz de San Damián de la delegación argentina y los envió con la misión de “hacerla llegar a los jóvenes y a quienes están sufriendo en todo el país. Siguiendo este mandato, viene peregrinando desde hace dos años desde la Diócesis de Río Gallegos, en el sur del país, hasta llegar hoy a visitarnos”.

“Un gesto que nos une al Santo Padre”
El recorrido por territorio catamarqueño se inició el pasado lunes, a su llegada desde Tucumán, pasando por el Este provincial donde la recibieron los damnificados por el temporal, cumpliendo el deseo del Papa de que llegue a los que sufren. “Este es un gesto que nos une íntima y directamente a nuestro Santo Padre”, expresó el P. Lucas Segura.

Por su parte, el flamante Capellán del Colegio del Carmen, Pbro. Santiago Granillo, impartió la bendición a los alumnos para que la lleven a sus hogares y familias, “porque cada uno de ustedes son una bendición en sus casas, no lo olviden nunca”.
Antes de retirarse, la Cruz dio una última vuelta por el patio repleto de jóvenes que tomaban gracia y aplaudían su paso. Con la música de una batucada resonaban los vivas y saludos de despedida.

Seguidamente, el Pbro. Segura partió junto a miembros de la Pastoral Juvenil hacia el Colegio Fasta que esperaba la importante visita en el Campo Alto, donde se cursa el Nivel Secundario.