martes

Mons. Urbanc dio gracias por sus 8 años de obispo con una misa en el Monasterio

El Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, dio gracias a Dios por sus ocho años de ordenación episcopal, durante la Santa Misa que presidió esta mañana en el Monasterio Inmaculada del Valle de las Monjas Dominicas. La Eucaristía fue concelebrada por los Obispos de las Diócesis del NOA, quienes participan de un encuentro en nuestra ciudad, y sacerdotes del clero local.
Estuvo presente en esta acción de gracias del Pastor Diocesano el Intendente de la Capital, Lic. Raúl Jalil.
Durante su homilía, Mons. Urbanc agradeció a Dios por permitirle vivir 8 años junto a la Iglesia de Catamarca, como también a sus hermanos obispos y a todos los sacerdotes y fieles presentes.
Tomando como eje las lecturas leídas, resaltó la confianza en Dios que deben tener
quienes lo buscan y necesitan en sus momentos de crisis y ante los problemas, rescatando la frase del profeta Daniel: ‘No quedan confundidos los que confían en Ti’. Siguiendo con el relato del Evangelio, reflexionó sobre la importancia del perdón y la reconciliación entre todos, destacando que la misión de la Iglesia en la actualidad es difundir y propagar el perdón como única posibilidad de cambio del mundo.
Asimismo, llamó a “dar testimonio de la bondad y la misericordia de Dios”, expresando su anhelo de “que en esta Cuaresma podamos pensar cuánto de nosotros tenemos que poner para perdonar al que nos ofende, y dar el primer paso. El segundo paso es el más heroico y bidireccional, que es la reconciliación”, afirmó.

Antes de impartir la bendición final rogó especialmente por todas las personas bienhechoras que con sus acciones propiciaron su vida consagrada, para que Dios les devuelva el ciento por uno.

Al finalizar la misa saludó a los presentes en la capilla, al igual que los prelados que impartieron su bendición e intercambiaron palabras de afecto con los fieles catamarqueños.