domingo

Mons. Urbanc bendijo y habilitó las obras en el Hospedaje del Peregrino

El sábado 2 de abril, luego de la Solemne Bajada de la Imagen de la Virgen del Valle, marcando el inicio de las fiestas marianas, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la ceremonia de bendición y habilitación de las obras de remodelación concretadas en el Hospedaje del Peregrino.
En la oportunidad, estuvo acompañado por la Gobernadora de Catamarca, Dra. Lucía Corpacci, el Intendente de San Fernando del Valle de Catamarca, Lic. Raúl Jalil, entre otras autoridades civiles; y sacerdotes del clero catamarqueño, entre ellos el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino; el Rector de  la Catedral Basílica y Santuario Mariano, Pbro. José Antonio Díaz, además de personal que se desempeña en el Hospedaje y fieles en general.
Durante el breve y emotivo acto, conducido por el locutor Jorge Alvarez, se subrayó la importancia de esta obra para la Diócesis de Catamarca por la posibilidad de brindar un mejor servicio a los peregrinos que llegan al Santuario de la Virgen del Valle.

Entre las obras y equipamientos de servicio inaugurados, se destaca el ascensor camillero, con una capacidad de 450 kg., 5 paradas, desde planta baja hasta el 5°piso, y puertas rebatibles; además de 220 ventiladores en las habitaciones y 140 juegos de cama, entre otras mejoras.
En la ocasión se remarcó el valioso aporte de la comunidad, concretado a través de instituciones privadas del medio, tales como Lumicat, La Casa del Electricista, Antonio Prevedello y Cía. SRL, Ottorino D’Agostini, Minera Alumbrera, EC Sapem, Bizzotto e Hijos, Toyota del Parque Catamarca y el Senador por Ambato, Ramón Edgardo Seco.
El costo real de la obra a precios actuales asciende a la suma de $ 1.968.680,00. Con el crédito obtenido de Capresca, más los aportes y donaciones de empresas particulares, el costo final fue de $ 731.500.

Luego de la bendición, el Señor Obispo, acompañado por las autoridades presentes, procedió al tradicional corte de cintas dejando habilitadas las remodelaciones, e inmediatamente se trasladó junto a la primera mandataria provincial y el jefe comunal capitalino en el ascensor hasta el 5° piso donde recorrieron el interior del edificio remozado.
El Hospedaje del Peregrino es un edificio construido entre 1960 y 1976, por iniciativa del entonces Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Carlos Hanlon, y a través de una Comisión Ejecutiva ad honorem de voluntarios, con el aporte económico de la comunidad de fieles locales, peregrinos, empresas, y también con recursos obtenidos de distintos tipos de beneficios, bajo el proyecto y la dirección técnica del Arq. Guillermo F. Dalla Lasta y un equipo de profesionales de la provincia de Córdoba.
Fue proyectado en aquel momento para brindar un mejor alojamiento a los peregrinos que visitan el Santuario, especialmente para las Festividades de Nuestra Madre del Valle.
El edificio es utilizado durante el año por personas del interior catamarqueño y de otras provincias. Se puede considerar una media normal de entre 5 y 20 camas ocupadas por día.
La capacidad total suele ocuparse con motivo de las fiestas marianas, ya que hay delegaciones o peregrinaciones que hacen sus reservas de un año para el otro.
También es requerido el servicio de este hospedaje por instituciones de diversos ámbitos, en ocasión de la realización de eventos deportivos, culturales, artísticos, artesanales, etc.