martes

La comunidad de las Monjas Dominicas celebró a su Patrono

En la tarde del lunes 8 de agosto, las Monjas Dominicas celebraron a su Patrono Santo Domingo de Guzmán durante una misa en el Monasterio Inmaculada del Valle, ubicado camino a El Jumeal. Se sumaron a esta fiesta, enmarcada en el Jubileo por los 800 años de la Orden de Predicadores, religiosas de distintas congregaciones de Capital y una gran cantidad de fieles.
Pasadas las 18.00, dio inicio la misa presidida por el Vicario General de la
Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, y concelebrada por los sacerdotes José Antonio Díaz, Armengol Acevedo, Antonio Bulacio, Juan Orquera y Diego Manzaraz, pertenecientes al clero capitalino.
La homilía fue pronunciada por el Pbro. Armengol Acevedo, párroco de Santa Rosa de Lima, a cuya jurisdicción pertenece el Monasterio. El sacerdote destacó la figura y la tarea de Santo Domingo, quien, “preocupado por los problemas del mundo y de la Iglesia del momento, sintió la necesidad
de crear una Orden cuyos miembros estuvieran dedicados al estudio, la predicación, la contemplación y la compasión, para ayudar a los hombres y mujeres de cada tiempo a vivir la misericordia de Dios”.
Resaltó que Santo Domingo vivió “especialmente las obras de misericordia de enseñar al que no sabe y corregir al que se equivoca, para lo que tuvo que presentar lo que es para los cristianos la Verdad, que es Dios mismo”. Y agregó que “por eso, para
los cristianos, la Verdad es una Persona, Jesús. Y a la persona de Jesús no se la impone, se la propone misericordiosamente”.

Al finalizar la Santa Misa, la Madre Priora Sor Teresa Pérez agradeció a todos los presentes por acompañarlas y celebrar con ellas esta fecha tan especial.