jueves

El Viernes Santo se realiza la Colecta para Tierra Santa

El viernes 14 de abril, se llevará a cabo la Colecta para Tierra Santa, en todos los templos de la diócesis, del resto del país y de todo el mundo. Por ello se pide a los fieles la colaboración con esta obra que mantiene los Santos Lugares.
La colecta nace de la necesidad de obtener ayudas materiales destinadas a Tierra Santa y de la voluntad de los papas de mantener fuerte el vínculo de los cristianos del mundo con la tierra de Jesús.
La convocatoria fue realizada por la Congregación para las Iglesias Orientales, a través de una carta que el prefecto, cardenal Leonardo Sandri, dirigió a los Obispos de toda la Iglesia.
En la misiva, se destaca la generosidad de los cristianos cada año en el Viernes Santo:
“Gracias a la generosidad de toda la Iglesia, que se hace concreta y se manifiesta también en la Colecta del Viernes Santo, la comunidad católica de Tierra Santa, tanto la perteneciente a la diócesis patriarcal de Jerusalén, a la Custodia Franciscana y a las otras circunscripciones, como las orientales (greco melquita, copta, maronita, siria, caldea y armenia), con las familias religiosas y los organismos de cada tipo, podrán ayudar de forma concreta a los pobres y a los que sufren de cada etnia y de cada fe sin distinción”.
“Las parroquias –continúa el cardenal en su carta, seguirán su servicio pastoral con atención preferencial por los pobres, las escuelas serán lugares de encuentro entre cristianos y musulmanes para preparar juntos un futuro de respeto y de colaboración, los hospitales y los ambulatorios, los hospicios y los centros de reunión continuarán acogiendo a los que sufren y a los necesitados, a los prófugos y refugiados, a las personas de toda edad y religión golpeados por la guerra”.
La carta indica, también que “vivir hoy la fe cristiana en Medio Oriente, lo sabemos, no es nada fácil. No lo es, especialmente, en Irak, en Siria y en Egipto, donde las comunidades cristianas han experimentado el ecumenismo de la sangre y donde cada concreto fiel ha de luchar todos los días contra la tentación de abandonar la propia tierra, o incluso la propia fe. Tampoco lo es en los demás países de la región, donde frecuentemente los cristianos se ven sometidos a formas de opresión y de discriminación que minan día tras días sus condiciones de vida”.
El purpurado argentino señala, además, que desde estos lugares “el anuncio de la Pascua se extendió por todo el mundo y continúa difundiéndose. En aquellas regiones, ininterrumpidamente a lo largo de los siglos, también al coste de grandes sacrificios y del martirio, ha continuado estando presente una comunidad cristiana con el semblante universal de Pentecostés”.
El cardenal Sandri asegura, igualmente, que “la pequeña presencia cristiana en Medio Oriente tiene por ello necesidad de sentir el apoyo y la cercanía de toda la Iglesia. Un apoyo que se realiza con la constante oración por ellos. Un apoyo que se realiza también con la concreta ayuda económica, teniendo presente cuanto ya San Pablo escribía con ocasión de la primera colecta de Jerusalén: “Cada uno haga según se ha propuesto en su corazón, no de mala gana ni obligado, que Dios ama al que da con alegría” (2 Cor 9,7).

“En estos día de preparación para la Santa Pascua”, afirma el cardenal, “renovamos nuestro empeño por ser artesanos de la paz, rezando y obrando para que la paz habite en el corazón de toda persona, especialmente de nuestros hermanos y hermanas de Tierra Santa y del Medio Oriente” (Ciudad del Vaticano).