martes

Homenaje del ámbito de la Salud a la Virgen del Valle

Mons. Urbanc: “Que María nos ayude a tener una mirada esperanzada frente al dolor propio y ajeno”

El ámbito de la salud rindió su homenaje a la Madre del Valle en la Santa Misa presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, en la noche del lunes24 de abril.
Estuvieron presentes las principales autoridades, el personal médico y administrativo de los hospitales, sanatorios, clínicas, obras sociales, SAME, la Pastoral de la Salud y Pastoral de las Adicciones y el Servicio Sacerdotal de Urgencia. Arribaron al Santuario Mariano desde los distintos centros de salud con las imágenes de la Virgen del Valle de sus respectivas instituciones,
colocadas en urnas adornadas con cariño y devoción. Mientras tanto, el Paseo de la Fe se vio colmado de ambulancias con sus balizas encendidas, vehículos oficiales y de atención primaria de la salud, para ser bendecidos por el Obispo, una ceremonia ya tradicional.
El Obispo inició su homilía agradeciendo la presencia de quienes prestan su servicio en el ámbito de la salud tanto en dependencias estatales como privadas y a sus autoridades, como también a los miembros de las pastorales que trabajan con los enfermos. Y rogó “que la Madre Celestial los siga cuidando y motivando en la loable tarea que llevan a cabo en el variopinto mundo del sufrimiento y del dolor humano”.

“En este segundo día del Septenario se nos propuso meditar sobre la necesidad de formarnos en la fe y vida cristiana como una exigencia del mismo bautismo, lo que conlleva un permanente empeño de conversión”, expresó y pidió “a la Virgen María que nos siga ayudando a descubrir el verdadero espíritu cristiano que debe animarnos en el servicio a nuestros hermanos, especialmente con los que sufren de cualquier modo; y que tengamos una mirada esperanzada frente al dolor propio y ajeno”.

En el inicio de la Liturgia de la Eucaristía, una gran columna se formó para acercar las ofrendas al altar, en la que los trabajadores de los centros de salud y organismos de Salud, como integrantes de pastorales del sector, entregaron alimentos, agua y elementos de limpieza para los hermanos más necesitados.

Luego de la bendición final, el Obispo
bendijo las ambulancias y vehículos de asistencia médica en el Paseo de la Fe, elevando súplicas a Dios por los enfermos, a quienes deban asistir y los profesionales médicos.