martes

Bajo una intensa llovizna peregrinaron con el Señor de la Salud en El Alto


El domingo 6 de mayo, cientos de peregrinos y devotos del Señor de la Salud participaron del cierre de las fiestas patronales en La Quebrada, departamento El Alto.
Bajo una intensa llovizna, los fieles marcharon con la antigua imagen y las de los Santos Patronos de distintas comunidades que conforman la jurisdicción de la parroquia de la Inmaculada Concepción. Comunidades enteras como Achalco, La Colonia, La Calera, Chañar Laguna, Tapso, Calera del Sauce, Frías, entre otras dijeron presente, al igual que gauchos venidos de diferentes lugares para rendir su homenaje al Señor Jesús.
Todos participaron de la procesión rezando y cantando bajo la llovizna que acompañó la celebración de la Santa Misa, presidida por el párroco, Pbro. Eugenio Pachado, quien luego de los actos litúrgicos manifestó que “los
piadosos y agradecidos no dejaron de ir, al contrario desafiaron al tiempo y al pronóstico, y expresaron con alegría que la lluvia fue una bendición”.
En torno a la valoración de la piedad popular, tema de reflexión de este año en el camino de preparación para la celebración del Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Virgen del Valle, el sacerdote dijo que “el Señor de la Salud es de arte cuzqueño, y el
templo donde permanece es de arquitectura jesuita. Hasta se puede decir que se pretendió en el lugar conformar una comunidad, ya que el templo está casi en el centro del predio. Al frente parece haber sido la plaza y hacia las afueras del cercado perimetral, que resguarda al templo, se encuentra el camposanto o cementerio. Los lugareños señalan que así era., nada más que en tiempos de sequías y por falta de agua, los pobladores buscaron instalarse en otros lugares. Además de que crecían otras poblaciones con más posibilidades de vida que La Quebrada".
Los festejos concluyeron con el homenaje de los gauchos y un almuerzo criollo.