AUDIO CATEDRAL Y SANTUARIO DE LA VIRGEN DEL VALLE

Get Adobe Flash player

viernes

Solemne Tedeum en la Catedral Basílica


A los pies de la Virgen del Valle, los catamarqueños pidieron por la Patria

“Debemos buscar la verdad con honestidad y rectitud, mediante el diálogo sincero, para consolidar nuestra identidad”, expresó el Rector del Santuario Mariano, Pbro. José Antonio Díaz.

En la mañana del viernes 25 de mayo, se celebró el Solemne Tedeum al cumplirse el 208º aniversario del nacimiento de nuestra Patria. La ceremonia religiosa fue presidida por el Rector de la Catedral Basílica y Santuario de Nuestra Señora del Valle, Pbro. José Antonio Díaz.
Participaron las principales autoridades provinciales y municipales, encabezadas por la Señora Gobernadora, Dra. Lucía Corpacci, y el Señor Intendente de la Capital, Lic. Raúl Jalil, respectivamente; legislativas y de las Fuerzas de Seguridad.
Un marco especial brindaron las banderas de ceremonia de las Fuerzas de Seguridad y de las distintas instituciones educativas del medio.
En el transcurso de la celebración litúrgica se alabó a Dios Padre con el canto y se rezó por la Patria y por la Vida.
En el inicio de su mensaje, el Padre Díaz expresó: “A los pies de Nuestra Madre del Valle, bajo la luz de Fray Mamerto Esquiú, como herederos de una Patria forjada con tesón y sangre, venimos a esta Catedral y Santuario de Nuestra Madre del Valle, porque somos un pueblo mayoritariamente cristiano, que sabe que la historia de nuestra Patria fue fundada desde los valores fundamentales que brotan del Evangelio”.

Asimismo, dijo que “nuestra identidad, que se fue construyendo con el aporte de los pueblos originarios, los criollos y los inmigrantes, y el protagonismo heroico de nuestros próceres, está en juego de modo permanente. En una cultura globalizada, las identidades son muy vulnerables y éste es uno de nuestros desafíos. Por ello queremos recordar cuál es nuestra tarea fundamental para construir una nación con una fuerte identidad, que brota de su historia, de sus convicciones, de sus principios”.
Asimismo, apuntó que “necesitamos alentarnos a vivir en la verdad. En una
época en que ya no se habla de la verdad, sino más bien de la pos verdad, que equivale a vivir en la mentira y el engaño, nuestro pueblo merece vivir en la verdad y en la justicia”.

Educación y familia
El sacerdote enfatizó que “el plus que nos debe identificar es la educación, porque la ceguera de la ignorancia nos impide ser libres. No hay trabajo más noble que educar al Soberano. Hemos pasado años buscando fortalecer los ámbitos de poder, la gobernabilidad ha sido una de nuestras obsesiones. Esto no sería así si el acento hubiera estado puesto en la educación”.
En esta línea manifestó que “hemos destruido y desconfigurado a las familias, que deberían
ser la primera escuela de humanidad, de autogobierno y desarrollo armónico de la personalidad de los niños y jóvenes. Esto nos llevó a la descomposición del tejido social y al debilitamiento de los vínculos sociales”.
También apuntó que “estamos cautivos de nosotros mismos, de nuestra desorientación e inmadurez. La primera gran lucha fue contra poderes externos que buscaban esclavizarnos, pero ahora la cautividad proviene de nuestras sangrantes heridas y luchas internas, de nuestra ambición compulsiva, de las componendas del poder que absorben las instituciones”.
Y agregó que la cautividad “se expresa, entre otras cosas, en la dinámica de la exclusión. No sólo la exclusión a través de las estructuras injustas, sino también las que potenciamos nosotros por medio de actitudes, la indiferencia, la intolerancia, el individualismo
exacerbado y el sectarismo. Excluimos en lugar de educar”.
Frente a esta realidad, propuso “liberarnos de nuestra mediocridad, que es el mejor narcótico para esclavizar a los pueblos. Un pueblo dividido y desorientado ya está dominado. La confusa cultura mediática nos mantiene en la confusión del caos y la anomia. Es el mundo de los falsos modelos; y la opresión más sutil es la del ocultamiento”.

Debates
Al referirse a  los debates de actualidad, el Padre Díaz señaló que “llama la atención cómo los debates más serios que se están llevando a cabo en nuestro país se vean opacados por la opinión de personas que no saben del tema, pero que sí tienen un alto rating mediático”. En este sentido, dijo que “para hablar de un tema tan doloroso como la legislación del aborto se escucha más la voz de la farándula que la voz de los científicos, eso nos pinta de cuerpo entero”.

En este plano consideró que “tenemos muchos debates  para resolver, problemas urgentes que brotan de las permanentes crisis cíclicas, que no nos dejan vivir en paz. Pero aún no hemos definido un proyecto nacional que nos configure como nación en base a los valores que hemos heredado”.
Finalmente, afirmó que “en este día necesitamos alentarnos a seguir trabajando para buscar la verdad con honestidad y con rectitud, para profundizar el conocimiento de quién es el hombre, quién es nuestro pueblo. Debemos alentarnos a vivir en la libertad, en el diálogo entre sectores que piensan distinto, porque es mediante un diálogo sincero como vamos aproximándonos a la verdad completa y consolidar nuestra identidad”.